El ofendido y el ejercicio de la acción penal pública en los ordenamientos procesales locales.

El ofendido y el ejercicio de la acción penal pública en los ordenamientos procesales locales. Cuestión de política criminal local o facultad autorizada por el código penal.

1). Ante las recientes reformas de los ordenamientos procesales penales locales que autorizan al particular ofendido a ejercer la acción penal en forma autónoma, se han formulado críticas muy duras sosteniendo que se han exorbitado las facultades provinciales toda vez que se trata de una cuestión de derecho sustantivo que sólo puede resolver el Congreso de la Nación. No compartimos esta postura, la que además admite otras interpretaciones, tal como veremos a continuación.

2). Un breve recorrido por la ley procesal penal bonaerense alcanzada por la crítica.
El código de procedimiento Penal sancionado por la legislatura bonaerense sobre la base del proyecto presentado por el Diputado Tomás Jofré, promulgado el 15 de enero de 1915, suprime al querellante por delito de acción pública, tal como se lo había regulado en el Código “Obarrio”, vedándosele al particular ofendido la posibilidad de ejercer la acción penal pública, porque no es parte en el proceso penal según la terminante redacción dada al art. 82 de dicho cuerpo legal.
Señalaba el autor del Código que “el damnificado intervendrá en el juicio penal, pero solo con las facultades que el código establece, para significar que no puede nunca salvar el límite de los actos expresamente enunciados. Por el interés personal o pecuniario que se atribuye al damnificado en el resultado del juicio criminal, la disposición lo autoriza a cooperar en cierta medida al éxito de las averiguaciones y aun a la ilustración del proceso; pero no le permite asumir el rol de una verdadera parte litigante. Tal cosa pondría en peligro la regularidad y brevedad del juicio y menoscabaría las atribuciones del Ministerio Público, único responsable del éxito de la acción deducida. El damnificado por el delito sólo puede ejercitar las facultades que limitativamente se le acuerdan en este código, porque interviene en el juicio de una manera excepcional” .

mar del plata2 Seguir leyendo