Doctrina. Terrorismo de Estado. Autoría: Infracción de Deber Especial

Imagen

Elevada disposición al hecho e infracción de deberes especiales en el marco del terrorismo de Estado argentino:

 

Algunas consideraciones acerca del cambio paradigmático en pos de un modelo de imputación puramente normativo

 Roberto Atilio Falcone* y Andrés Falcone**

 

“Sólo a partir del derecho se hace derecho”

Niklas Luhmann

 

Sumario:

I. Introducción: El derecho como sistema prototípico II. El dominio del hecho (Tatherrschaft) y el dominio de la organización (Organisationsherrschaft) como construcciones eminentemente fenomenológicas 1. El dominio del hecho a) Las tres etapas del dominio del hecho b) ¿Permite el dominio del hecho trazar una clara división entre autoría y participación? 2. El dominio de la organización (Organisationsherrschaft). Fungibilidad vs. elevada disposición al hecho III. Infracción de deber y participación criminal 1. Deberes negativos. Infracción de deber general 2. Deberes positivos. Infracción de deber especial a) Evolución de la teoría b) Construcción dogmática de la categoría c) Redefinición del princio de accesoriedad. IV. La subsunción de la teoría de los delitos de infracción de deberes especiales  y de la elevada disposición al hecho en el terrorismo de Estado en Argentina V. Conclusiones


I. Introducción: El derecho como sistema prototípico

Si tuviéramos que situarnos en el origen de la comunicación habríamos de depositar nuestra atención en aquella primera actuación del individuo (Mitteilung), que para efectuarla debió descartar previamente un sinnúmero de otras posibilidades de actuación. A esta estructuración del horizonte de lo posible, a esta selección, le sigue una respuesta por al menos otro individuo: aceptar o no aceptar tal selección, pero sea cual fuera la respuesta esta operará a la vez como una nueva selección (Verstehen). Algo habrá surgido entonces: comunicación, order from noise[1]. Hasta entonces no existe la posibilidad de creación de expectativas (Erwartungen) ni mucho menos de expectativas de expectativa (Erwartungserwartungen), que luego pasarán a conformar la estructura del sistema, sino que existe hasta aquí “un campo ilimitado de lo posible”. Esto es justamente la primera problemática que el sistema intenta resolver (con aquella selección seguida de una nueva selección); el problema de la “doble contingencia”, entendiendo por contingente aquello que no es imposible ni necesario sino meramente posible; donde hay contingencia no hay expectativas ya que “todo es esperable”. Mediante tal selección se habrá producido la segunda razón de ser del sistema: se habrá reducido complejidad. Hemos de observar aquí que en nuestra sociedad nunca se suscitará el problema de la doble contingencia en estado puro, siempre se reducirá complejidad sobre la base de una complejidad previamente reducida[2].

El elemento constitutivo del sistema social originado tal como fuera descripto es entonces la comunicación; así para Luhmann el sistema social se compone de comunicaciones, sólo de comunicaciones y de todas las comunicaciones[3]. Sin comunicación no hay sociedad, y son estas las que diferencian a la misma de su medio (Umwelt). De esta manera, el medio se constituye por todo lo que queda al margen del sistema (social), incluyendo la vida orgánica, los sistemas psíquicos del individuo o el sustrato físico de la materia. La sociedad, afirma Luhmann, no se compone de personas sino de comunicaciones entre personas[4].

Pero la conformación del sistema social no es el fin sino el principio de la reducción de complejidad; el aumento de personas, y el consiguiente aumento de comunicaciones y de comportamientos posibles, obliga a la creación de subsistemas para clasificar las comunicaciones en razón de una especialización funcional, impidiendo así la sobresaturación y contribuyendo con la reproducción autopoiética del sistema (no es preciso que todos se ocupen de todo, sino que cada subsistema permite un tratamiento sectorial de la complejidad que maneja). Los subsistemas (sistemas dentro de sistemas más amplios que son a la vez sistemas) adquieren identidad mediante la creación de un código binario propio (verdadero/falso para la ciencia, pagar/no pagar para la economía, legal/ilegal para el derecho) y mediante el sentido (Sinn); y es a través de ellos que se relacionarán con su Umwelt[5]

Continuar leyendo